Yo no soy un periférico de mi PC

Si no estás en alguna red social eres un tarado y vas a perder el trabajo (si es que tienes uno que perder).
Para algunos psicólogos, si eres adulto, joven, y no estás en Facebook o Twitter eres un psicópata, un asocial peligroso. Los responsables de recursos humanos también recelan. Si no estás en alguna red es que debes tener algo que esconder. En conclusión, puedes ser un cabrón con pintas, pero nadie lo sospechará si tienes un perfil en una red social que te dé apariencia de ‘normalidad’. Como de costumbre, lo que seas capaz de aparentar te abrirá más puertas que aquello que en realidad seas.