Es guay ser emprendedor… O eso dicen

Share Button
Con la crisis y lo revuelto que está el mercado laboral, lo de encontrar trabajo no es tarea fácil. Todo se complica más aún con la edad. A partir de los 30 años, las empresas empiezan a considerarte mayor y un buen currículum no es suficiente. Si no consigues trabajo por cuenta ajena, la opción que te queda es convertirte en emprendedor. En mi opinión, esta opción está sobrevalorada.

Estos días he andado debatiendo en un foro de una conocida red social de carácter profesional. El objeto de debate era responder a la pregunta de si hay vida más allá de los 40 para los profesionales de la comunicación. Personalmente, creo que los 40 es una buena edad para jubilarse y empezar a disfrutar de la vida. No eres demasiado viejo ni demasiado joven. Es una buena edad. Sin embargo, desde la administración pública me informan de que no, que aún me quedan más de 20 años para disfrutar de una merecida jubilación. Así que espero que haya vida laboral más allá de los 40, para que no se haga tan largo el tiempo que me falta.
Sin embargo, a la que superas los 25 o 30 años, la edad comienza a ser un obstáculo para acceder al mundo laboral. La actual crisis no ha hecho más que agudizar esta circunstancia. Todos los que participaban en el debate que ha dado origen a este post apuntaban la necesidad de estudiar y reciclarse para adaptarse a la nueva realidad profesional en el ámbito de la comunicación: la eclosión del Social Media. Y si todo va mal, si no consigues un trabajo, aprovecha tus conocimientos y tu experiencia y hazte emprendedor. Esto se repetía en más de un comentario, a modo de mantra colectivo, como solución ingeniosa.
¿Ser emprendedor es la solución?
Lo del reciclaje es una obviedad. Cualquier profesional de cualquier ámbito, a lo largo de su trayectoria laboral vive cambios en su profesión que le obligan a evolucionar, no tanto para adaptarse a los nuevos tiempos, sino para mantenerse en el mercado. Esto es así para un cirujano y para un mecánico de automóviles. O evolucionas o te quedas fuera. Así que, apreciados colegas, hablar de reciclaje profesional no es descubrir la sopa de ajo.
 

“No todo el mundo tiene perfil de emprendedor ni tiene por qué”

En cuanto a lo de ser emprendedor, tiene un trasfondo perverso. En la actual situación, en la que hay más de cuatro millones de parados y en que las administraciones y las estructuras empresariales parecen más proclives a fomentar ERE’s que a fomentar la creación de empleo, se está potenciando un discurso que ensalza la figura del emprendedor. Lo cierto es que cada día hay más. Y no es que yo lo considere una mala opción. Pero, ¿cuántos iniciarán una nueva aventura profesional con un proyecto propio y alcanzarán el éxito? Sinceramente, no creo que la solución pase por que la mayoría de esos casi cinco millones de parados se conviertan en emprendedores. No todo el mundo tiene ese perfil –no tiene por qué- ni creo que haya mercado para todos.
Comulgar con ruedas de molino
Tampoco me encaja todo esto con la imagen que siempre he tenido, romántica quizá, de que un emprendedor es alguien con una idea, confianza en sus capacidades y con la ilusión necesaria para llevarla a cabo. Cuando te ves forzado a ello para obtener ingresos, cuando la presión social te obliga a intentarlo para no sentirte culpable de tu situación, eso no es ser emprendedor. Eso se llama necesidad.
 

“Si te descuidas, te felicitan por la suerte que has tenido quedándote en el paro”

Sin embargo, en la sociedad está calando el discurso de que la crisis era algo inevitable, una especie de catástrofe natural de la que nadie es responsable en particular, sino que se trata de una responsabilidad compartida porque ‘todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades’. El discurso continúa diciendo que lo mejor ahora es mirar hacia adelante, arrimar el hombro y enfocar la actual situación, no ya como una crisis, sino como una oportunidad de avanzar, de evolucionar como personas y como profesionales, por lo que ser emprendedor es una buena opción… En definitiva, a la que te descuidas te felicitan por la suerte que has tenido quedándote en el paro. Por favor, no me quieran hacer comulgar con ruedas de molino.
Maquillando la realidad
Esta crisis tiene responsables, muchos de los cuáles han vivido y siguen haciéndolo por encima de mis, de nuestras posibilidades. Yo no tengo nada que ver en este desaguisado, pero sí estoy pagando la factura. Y no me parece guay ser emprendedor porque no ha sido una vocación, sino una obligación. Por eso no comparto en absoluto ese relato que lo presenta como una buena oportunidad. Aceptar el discurso de lo guay que es ser emprendedor contribuye a maquillar la realidad, que es que a muchos nos han robado el futuro y el estado del bienestar. Para compensarlo, quieren convencerme de que tengo un horizonte prometedor como emprendedor. Me parece muy cínico todo.

Y tú ¿crees una buena opción ser emprendedor/a o es un intento de encontrar tu lugar bajo el sol? Si estás en ello, ¿te consideras emprendedor/a por vocación o por necesidad? Me gustará conocer tu opinión.

VIDEO: ¿Resistirás una visión edulcorada del emprendimiento?

 

Share Button

Comments

  • Muy buen post F.Javier. Me parece un análisis muy acertado de la situación. También soy redactora y comunicadora y, efectivamente, si emprendo es por necesidad, es economía de supervivencia, en condiciones precarias y sin posibilidad de mirar al futuro, sólo para solucionar(me) el presente. También creo que es un discurso perverso que te puede hacer sentir un inútil y frustrado. Gracias.

    • Muchas gracias por tu comentario Marta. Celebro que compartamos la misma opinión y que reflejes en tus palabras la auténtica intención de este post. El feedback que me está llegando por otros canales se reparte a un 50% entre los que comparten nuestra opinión y los que mantienen ese discurso optimista que, a mi juicio, enmascara la realidad.
      Evidentemente, los que defienden esa visión son aquellos a los que, a pesar de las dificultades, no les va del todo mal. Es lícito que cada cual explique la feria según le va, pero esto no debe ser incompatible con tener una visión un poco crítica, especialmente cuando hablamos de profesionales de la comunicación que, por definición, deberían serlo.
      En definitiva, esto demuestra que ese discurso está calando poco a poco en la sociedad, convirtiendo al pobre y al parado en responsable de su situación. Desde mi punto de vista, esto es realmente perverso porque desvía el foco de atención sobre los auténticos responsables de esta situación.
      Anima comprobar que hay quien comparte esta opinión.

  • Buenísimo post!!!! últimamente hablo mucho sobre este tema y hay quien “emprende” porque realmente quiere, pero emprender por necesidad yo no lo definiría como emprender, sino como “subsistir”

    • Gracias por tu comentario Andrea.
      En efecto, considero que son dos cuestiones muy diferentes emprender porque tienes una idea, la ilusión por llevarla adelante y la confianza suficiente en tus posibilidades a verte obligado a ‘emprender’ porque la situación te conduce a un callejón sin salida, en el que el único resquicio es ese. Maquillar con un discurso triunfalista la figura del emprendedor, como una especie de héroe en tiempos de crisis, en mi opinión, enmascara la ineficacia de la clase dirigente para aportar soluciones contundentes a la situación de crisis en que nos encontramos.
      Ante eso, creo que debemos ser un poco críticos.

  • Muy acertada tu reflexión.
    La comparto al 100%.
    Tal vez introduciría un nuevo concepto si me lo permitís, y que nace de mi experiencia personal: el “reinventarse” cuando el reciclarse no sirve de nada, ya que te has quedado en la puta calle en una profesión en la que la experiencia puede llegar a ser contraproducente; triste pero cierto en un país como el nuestro.
    Ese puede ser un camino intermedio para los que, todavía no somos “tan guays” como para ser emprendedores…
    darwinismo laboral???
    mutación social???
    La cosa está mu pero que mu malita compañeros!!!

    • Gracias por tu comentario Fran.
      Por mi experiencia, te diré que, en los tiempos que corren, incluso lo de reinventarse es complicado. Ya me reinventé hace unos años y vuelvo a la precariedad habitual. De hecho, creo que llevo toda la vida reinventándome, dando tumbos, con éxito desigual.

  • 100% de acuerdo contigo, me ha gustado mucho tu post. Cuando escuchas en todas partes lo guay y lo fácil que es ser emprendedor y tú lo único que te encuentras son dificultades, te sientes un poco inútil.
    Un saludo.

    • Nada de sentirse inútil Olimpia. Lo de ser supuesto ‘emprendedor’ no es nada fácil. Sobre todo, si te ves abocado a ello como única salida. No sólo no es fácil, sino que es una ‘boutade’, por decirlo suavemente.
      No todo tenemos perfil emprendedor ni tenemos por qué. A eso, hay que sumar otras muchas variables que no dependen de nosotros.
      Por otro lado, el fracaso también es una posibilidad que forma parte del proceso, por lo que hay que tener en cuenta esa posibilidad.
      Pero dejando todo eso a un lado, no creo adecuado asumir ese discurso triunfalista sobre la figura del emprendedor por dos motivos muy concretos. El primero de ellos, como ya explico en el texto, porque me parece perverso al transmitir justo lo que tú comentas, que te sientes inútil si no consigues el éxito. Personalmente, considero mucho más inútiles a los responsables de la situación actual. De hecho, los considero muchas más cosas que no resultarían nada elegantes.
      Y el segundo motivo para cuestionar ese discurso es que cada cuál explica la feria según le ha ido. Es fácil ensalzar la figura del ‘emprendedor’ cuando las cosas te han ido bien. No hay que ocultarlo, pero hay que llevar cuidado y no caer en la pedantería.
      Muchas gracias por tu comentario y un saludo.

  • si hasta elvira lindo en elpais dice que eso de ser emprendedor le sabe a humo…
    desde la experiencia que me da el no haber tenido el gusto de emprender nada en la vida, he de decir que cuando dicen que la crisis es una oportunidad para emprendedores, me pongo a temblar.
    claro, que en vez de periodismo, la fp de electrónica estaba ahí y no la supe ver en su tiempo. pero esa es otra.
    saludos colomenses, javi!

    • Si lo dice Elvira Lindo, yo me lo creo.
      Llevo años temblando, con crisis y sin ella, trabajando por cuenta ajena o ‘emprendiendo’, lo que de siempre ha sido buscarse la vida pero que ahora, para no reconocer que no saben como crear empleo, le dan un toque ‘cool’ y si no triunfas es porque no sirves. Ellos sí, tú no. Con lo que me da en la nariz que lo de mis temblores va a ser neurológico, síndrome de abstinencia -ahora que he dejado de fumar- o que este país es para eso, para echarse a temblar directamente. Al menos, una parte de la población. Supongo que determinadas clases sociales, lo de temblar lo llevan mejor.
      El periodismo mal. Con el tiempo, lo de la FP de electrónica tampoco se ha mostrado como una alternativa viable. De haberlo sabido, habría estudiado piano para ser pianista en un meublé, algo mucho más digno.
      Un abrazo desde Nou Barris camarada Toni.

    • Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Pingback: Hay personas muy generosas. Me han dado un Lovely Blog Award | JAVIER BAÑOS COMUNICACIÓN FREELANCE Barcelona

Leave a Comment