Los profesionales del Social Media somos gente honesta

Share Button
El prodigio de la inteligencia humana es capaz de los más importantes avances tecnológicos. A la sombra de esos avances, otras mentes ponen todas sus neuronas al servicio de la picaresca. El escenario del Social Media no está exento de este tipo de personajes.
En algún momento, alguien llegó a la conclusión de que no quedaba bonito abrir un perfil en una red social y que, los primeros en acceder a él, encontraran pocos ‘Me gusta’ o seguidores. Ofrecería una imagen muy pobre que no invitaría a seguir al personaje o la firma titular del perfil. Entonces pensó: vamos a crear perfiles falsos para hinchar las cifras y así mejorar la imagen. A bote pronto, me parece que demuestra muy poca confianza en que las bondades y virtudes del personaje, marca o producto promocionado sean lo suficientemente atractivas como para estructurar, sin demorarse en exceso, una comunidad interesada. Si es así, ya empezamos mal, que también es un modo de hacer las cosas.

Como lo malo parece ser que tiene un extraño poder de atracción, el ejemplo ha cundido. Por solo 20$ compras 1000 seguidores en Twitter . Conocidos políticos, cantantes y multitud de cuentas populares en la red de microblogging y en Facebook acumulan –sin saberlo en muchos casos- un elevado número de falsos seguidores o ‘Me gusta. Esta desafortunada estrategia puede complementarse  con otras iniciativas igual de desafortunadas como, por ejemplo, robots que clican en los anuncios de las campañas online para engordar –y mucho- los gastos de publicidad del cliente. Este tipo de acciones levantan sospechas rápidamente en la comunidad internauta y la mentira tiene las patas muy cortas. Hay herramientas para detectar los fakes de una cuenta -las cifras pueden ser de escándalo- y desde Facebook ya han anunciado que van a tomar medidas.

No tiremos piedras en nuestro tejado
Realizar acciones que sumen y que orienten hacia el engagement con la audiencia es una labor complicada. Sin embargo, es muy fácil minar todo ese trabajo con acciones fraudulentas que pongan en entredicho la reputación que tanto tiempo y esfuerzo ha costado conseguir. Por ello, la mejor estrategia en Social Media pasa por decir siempre la verdad. La falsedad causa en el prestigio de la marca o el personaje involucrado un daño difícil de reparar.

El cliente no es el único perjudicado en todo esto. A los profesionales del Social Media tampoco nos interesa que estas prácticas ganen espacio. Aún son muchas las pequeñas y medianas empresas en nuestro país que se muestran reticentes a desarrollar estrategias de Social Media. Sin duda, acciones de este tipo no contribuyen a vencer esta resistencia, complicando aún más las cosas en un momento ya de por sí complicado. Desde mi punto de vista, es estúpido tirar piedras sobre nuestro tejado.

Afortunadamente, somos mayoría los profesionales del Social Media honestos, que abogamos por acciones alejadas de lo que se podría calificar como ‘estafa legal’. Pero al igual que la mujer del César, además de ser honestos hemos de parecerlo.

Considero que el futuro de nuestra profesión pasa por el desarrollo de una buena praxis profesional. Confío en que este tipo de malas prácticas tengan un recorrido corto. Pero la intuición me dice que otras iniciativas igual de inadecuadas tomarán el relevo. ¿Opinas lo mismo?
Javier Baños
Share Button

Comments

  • Parafraseando a Hernández y Fernández, “yo diría aún más”: en Social Media, los profesionales no solo debemos parecer honestos, sino serlo.

  • Por supuesto, sin ninguna duda.
    Considero que mantener el desarrollo de nuestra actividad profesional en los cauces de la ética es el modo de dignificar nuestra profesión, no siempre bien valorada. Si no cuidamos nosotros de ello, no podemos esperar que se nos valore como merecemos.
    Gracias Luis por tu comentario y un saludo.

  • Muy de acuerdo con tu post, Javier. La utilidad y el objetivo del social media es mejorar y aumentar la interacción con los clientes actuales y futuros. Esta claro que el comprar supuestos “fans” no tiene otra razón que el “aparentar” de una empresa, pero, con eso no se va a ninguna parte ya que luego a la hora de la verdad solo queda como es la empresa en realidad.
    Desgraciadamente, como bien dices, hay mucho “fantasma” que se llaman Community Manager y que venden la idea de que “solo” el numero de seguidores/fans cuentan. Y, siempre saldrán ideas nuevas para aprovecharse de los empresarios que con buena voluntad quieren lanzarse al Marketing 2.0 sin tener ni idea.
    Por eso, pienso que es importante que a la hora de presentar un proyecto o un plan de marketing social seamos muy honestos en cuanto a estimaciones de objetivos ya que para que la introducción de una empresa en las redes sociales sea productiva se necesita tiempo, un buen plan de marketing, lógica, experiencia para crear engagement de parte de los fans/seguidores y eso en ningún caso se consigue comprandolos.
    Muchas gracias por tratar este tema tan actual e interesante.
    Un cordial saludo

    • Muchas gracias a ti Raquel por tu comentario. Es muy alentador comprobar que lo que expongo es compartido por otros profesionales del ámbito.
      Totalmente de acuerdo con todo lo que comentas, que es exactamente el mensaje que pretendía lanzar con mi post.
      Como tú misma señalas, creo que solo solucionaremos esta situación con labor pedagógica, explicando honestamente cuál es la realidad de los Social Media, que pasa por lo que con muy buen criterio apuntas, crear engagement. Esto no es algo siempre compartido desde los departamentos de marketing de las firmas.
      He tenido la suerte de leer en estos días un post (http://elartedeaprender.wordpress.com/2012/09/07/que-rentabilidad-dan-las-redes-sociales-se-puede-medir/?goback=%2Egde_1156977_member_160422192) de Daniel Puebla, responsable de marketing para España de Iveco, quien en su artículo apunta que los Social Media son una herramienta de postventa y no de venta. Creo que entender este matiz es primordial. Pero mientras desde los departamentos de marketing, a los responsables de generar estrategias de Social Media se nos pidan resultados mesurables en plazos de tiempo relativamente cortos que justifiquen la inversión realizada (ROI), significa que tenemos mucho trabajo por delante para explicar que el ROI, en términos estrictamente económicos, no debe ser lo único que motive acciones en Social Media.
      Mientras un supuesto ROI continúe siendo el motor de las acciones en Social Media, el campo está abonado para supuestos ‘profesionales’ con pocos escrúpulos, que aprovecharán ese desconocimiento del escenario digital por parte de las Pymes para disfrazar de éxito resultados totalmente ficticios y alejados de los cauces éticos y, que a largo plazo, pueden generar para el cliente más problemas que beneficios.
      Gracias una vez más por compartir tu opinión. Saludos.

Leave a Comment